Escribir nuevo tema

Cultura

Intercambio de información sobre música, lectura, teatro, etc. Apuntes del acontecer cultural en la Comarca y sus fronteras.

me
moderador autor Escrito por artillerodel87
Regidor
miércoles 22 de octubre de 2008 00:22

ORIGEN Y TRADICION de las CALAVERAS

Por Arturo Rocha C                          

Fundación México Unido

La costumbre tiene sus orígenes en la época colonial y se encuentra relacionada, vía España, con ciertas expresiones de religiosidad de la alta Edad Media, como la Danza Macabra o Danza de la Muerte. Se enriquece en estas tierras con elementos prehispánicos (sobre los que ya hemos elaborado en otra página mexicana, vinculada a ésta). A los dibujos caricaturescos (descarnados, huesudos, cadavéricos...) que suelen acompañar a estos versos, se les denomina también "calaveras".

En la época novohispana, las "calaveras" se hallan casi por antonomasia vinculadas a la célebre madre Matiana, a la que se atribuían profecías y epitafios que se transmitían oralmente. Por lo que se sabe, Matiana era natural de Tepozotlán, y era llamada Madre Matiana o del Espíritu Santo cuando realmente no era monja; jamás profesó. De hecho entró en el Convento de San Jerónimo (donde también profesó Sor Juana Inés de la Cruz) para servir de criada a una religiosa que sufría de demencia. Su santidad estaba fuera de dudas (como se suele decir de todas las monjas); pasaba las noches enteras en oración. Incluso se decía que hacía milagros y avisaba sucesos futuros (lo que muchos teólogos no tendrían por indicio de santidad, ¡antes bien de tácita o expresa invocación diabólica...! en fin).

La tradición refiere que cierta noche, estando en oración, se le apareció la Santísima Virgen, quien le dijo:

"Te he traído aquí para que seas mi embajadora cerca de las religiosas jerónimas; dilas que de esta orden saldrá la fundación del Desagravio, la tercera fundación. Que sean muy fieles, pues de lo contrario, tan inestimable alma irá a otra almas. Esto no lo creerán, harán burla, la llamarán la fundación de las mentiras, cuentos, sueños, muchas risas, pero si las religiosas no lo admitiesen, irá a dar este beneficio en quien menos lo merece". (Luis G. Duarte, Profecías de Matiana acerca del triunfo de la Iglesia..., México 1889; cfr. Anónimo, Las verdaderas profecías de Matiana..., México 1917 apud Ma. del Carmen Laguna Ergueta, Jerónimas de la Adoración. Del añoso tronco de la orden jerónima, Madrid: Publicaciones Claretianas, 1991).

Pero con Matiana hay cierta confusión. Algunos autores la ubican en el siglo XVI (siendo que el Convento de la Expectación de San Jerónimo fue fundado en 1585, por lo que Matiana sería de sus primeras inquilinas). Otros, como la Dra. Josefina Muriel la sitúa ya en el s. XVIII, echando por tierra la tradición que la vincularía con el origen de las calaveras. (Vid. Josefina Muriel, Conventos de Monjas en la Nueva España, México: Jus, 1995).

Nos inclinamos por una Matiana más antigua. Comoquiera, la censura colonial prohibió la libre circulación de las calaveras en las gacetas y otros medios impresos, por considerarlas irreverentes.

No sería sino hasta el s. XIX, por lo que se sabe, que las calaveras empezaron a circular de nueva cuenta impresas. Las más antiguas aparecieron en 1849 en el periódico El Socialista, que editaba en Guadalajara, Jalisco el médico italiano José Indelicato.

Como ésta suelen ser las denominadas "calaveras" nombre con que en nuestro México se designa a esos versos festivos que, en la víspera del Día de Muertos y durante éste, suelen repetirse o componerse en forma de epitafio, satirizando los defectos (o las virtudes en forma de vicios) de los personajes vivos, si bien presentados como ya difuntos. Lo usual en estas composiciones es que sean ligeras o muy irreverentes, sin consideración a la jerarquía social o a la importancia política de los personajes representados.


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 2 respuestas al foro

1
  autor artillerodel87 el 22/oct, 2008 00:33 Regidor

CALAVERAS

Existen deidades dentro de la mitología mexicana que muestran calaveras: Coatlicue, la vieja madre de todos de aspecto cadavérico; Miquiztli, dios de la muerte; Mictlantecuhtli, señor de las profundidades de la tierra donde moran los muertos por causas naturales y su esposa, Mictecacihuatl.

En la calavera mexicana la muerte no es extrahumana ni sobrehumana, no tiene nada de fantasma, por lo tanto no estimula a relacionarla con lo macabro.

Las “Calaveras” son versos festivos que comentan en epitafio el día de muertos, los defectos de personajes vivos que son presentados como ya muertos, sin respeto por jerarquías sociales o por la importancia política de quienes son satirizados. En ellos se dice como murió  y en ocasiones como lo fue después de que supuestamente terminó su vida en la tierra. En esa tradición destaca la “Monja Jerónima”, conocida como la Madre Matiana del espíritu santo, quien vivió hacia fines del siglo XVI y principios del XVII, a la que atribuyen profecías o epitafios que se transmitieron de boca en boca. Sin embargo, la censura colonial impidió la libre circulación de calaveras en la prensa.

Pero existe evidencia de que las más antiguas aparecieron en un diario de Guadalajara. Por esa misma época, en los últimos días de noviembre de cada ano, circulaba en ese lugar otro diario llamado La Madre Matiana, el cual ofrecía exclusivamente calaveras en las que se satirizaba a políticos prominentes, siempre acompañados por frases como “la pelona”, “la flaca” y otros epítetos de la muerte, la cual nunca aparece con un tinte macabro.

Las calaveras van siempre ilustradas de manera igualmente vistosa, generalmente con cráneos o esqueletos. Los primeros dibujos aparecieron en 1872, fueron creados por el litógrafo Santiago Hernández. Tiempo después, los grabadores Manuel Manilla y José Guadalupe Posada, también inician sus primeras caricaturas de calaveras.

Y es Posada quien logra hacer de ello una verdadera costumbre. Convirtió en famosa calavera, lo mismo al presidente que al general, hablando con deliciosa ironía, humor y sarcasmo de las diferentes dificultades, molestia y apuros que les amargaban la vida.

Dichos versos son una crítica que no recurre a la indignación moral, sino a la ocurrencia ingeniosa y a los alfilerazos satíricos, como mera forma de desahogarse.

 

...Forum locuta, causa finita



2
autor guitarknight el 22/oct, 2008 21:32
Visitante distinguido






¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!


Foros de el Lector en El Siglo de Torreón.




*