Escribir nuevo tema

Cultura

Intercambio de información sobre música, lectura, teatro, etc. Apuntes del acontecer cultural en la Comarca y sus fronteras.

me
autor Escrito por apologeta
Gobernador
jueves 9 de julio de 2015 19:53

LA TIMGAD DE TRAJANO: LA CIUDAD EN EL DESIERTO DE ÁFRICA.

En el lado oeste de Timgad se encuentran las ruinas de una impresionante basílica donatista y su pila bautismal. Esto prueba que para el siglo IV la ciudad era uno de los núcleos más importantes del donatismo, un grupo “cristiano” que se separó de la Iglesia Católica

Los donatistas no veían bien que los emperadores se entrometieran en los asuntos de la Iglesia. Ellos se consideraban una religión pura, apartada del mundo, pero sus acciones demostraron lo contrario. Comenzaron a participar en luchas sociales y políticas, y apoyaron a los campesinos en los violentos levantamientos contra los dueños de las tierras y los recaudadores de impuestos. Todo esto hizo que se ganaran el rechazo del imperio. Al final, los donatistas no resultaron ser una religión tan pura. Pero esto lo trataré en un tema de religión posteriormente.

CORRÍA el año 1765. El intrépido explorador escocés James Bruce no podía creer lo que veía. Frente a él estaba, parcialmente enterrado en las arenas del desierto argelino, un arco del triunfo romano. Y no solo eso; aunque no lo sabía, Bruce estaba sobre las ruinas de la ciudad más grande que los romanos construyeron en el norte de África: la antigua Thamugadi, hoy llamada Timgad.

Oficialmente, los romanos fundaron Timgad para sus soldados jubilados, pero su verdadera intención era debilitar la resistencia de las tribus de la zona... y el plan dio resultado. Las comodidades que había en la ciudad comenzaron a llamar la atención de los nativos que iban a vender sus productos en ella. La atracción fue tal que muchos estuvieron dispuestos a servir veinticinco años en el ejército romano a cambio de la ciudadanía para ellos y sus hijos varones, pues solo los ciudadanos romanos tenían derecho a vivir en Timgad.

Hubo algunos africanos que no se conformaron con la ciudadanía, sino que llegaron a ocupar cargos importantes en esta y otras ciudades de la región. El inteligente plan de los romanos para ganarse a los nativos tuvo tanto éxito que cincuenta años después de la fundación de Timgad, la mayoría de sus habitantes eran africanos.

ROMA CONQUISTA CORAZONES

Los romanos tardaron muy poco en ganarse el corazón de los africanos gracias a que fomentaron la igualdad entre los habitantes de la ciudad, siguiendo las ideas del político romano Cicerón. Las tierras se dividieron por igual entre romanos y africanos. Además, la ciudad fue cuidadosamente trazada: había manzanas de 20 por 20 metros (65 por 65 pies) separadas por calles estrechas. Todo eso tenía fascinados a los africanos.

Como en muchas otras ciudades romanas, los habitantes de Timgad se reunían durante los concurridos días de mercado en el foro, el centro de actividad social de la ciudad; allí jugaban o escuchaban las últimas noticias. Los pobladores de las áridas montañas de los alrededores de seguro se imaginaban caminando a la sombra de las columnatas, protegidos del ardiente Sol; descansando en uno de los muchos baños termales gratuitos, o conversando con los amigos alrededor de las hermosas fuentes. ¡Debía de parecerles todo un sueño!

El teatro también ayudó a los romanos a conquistar el corazón de los africanos. En este local al aire libre se reunían más de 3.500 personas de la ciudad y los alrededores. Los actores entretenían a su escandaloso público con obras que solían estar llenas de inmoralidad y violencia.

Otro factor clave fue la religión. El suelo y las paredes de los baños termales estaban recubiertos de hermosos mosaicos multicolores con escenas de la mitología romana. Se trataba de lugares muy frecuentados por los habitantes de la ciudad, así que poco a poco se familiarizaron con la religión y los dioses romanos. Fue tan efectivo el esfuerzo por integrar a los africanos en la cultura de Roma que las lápidas se adornaban con tríadas de dioses africanos y romanos.

ENTERRADA EN LAS ARENAS DEL OLVIDO

Tras la fundación de la ciudad por Trajano en el año 100 de nuestra era, los romanos fomentaron por todo el norte de África la producción de alimentos básicos como los cereales, el aceite de oliva y el vino. La región no tardó en convertirse en granero de Roma. Timgad se volvió tan próspera y su población creció a tal punto que fue necesario extender la ciudad más allá de las murallas.

Los habitantes de Timgad y los dueños de las tierras se enriquecieron gracias al comercio con Roma, pero la gente de la región apenas recibía beneficios. En el siglo III, la injusticia social y los elevados impuestos provocaron levantamientos entre los campesinos. Algunos de ellos —que anteriormente se habían convertido al catolicismo— se unieron a los donatistas, un grupo de supuestos cristianos que se rebeló contra la corrupción de la Iglesia. Tras siglos de luchas religiosas, guerras civiles e invasiones de los bárbaros, Roma perdió el control del norte de África. En el siglo VI, las tribus árabes de la zona redujeron la ciudad a cenizas. Finalmente, Timgad se hundió en las arenas del olvido y allí pasó más de mil años.

CONTINUARÁ...


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 5 respuestas al foro

1
autor apologeta el 9/jul, 2015 20:28 Gobernador

CONTINÚA "LA TIMGAD DE TRAJANO:

“¡ESO ES VIDA!”

Los arqueólogos encontraron en el foro de la ciudad una inscripción en latín que les pareció graciosa. La inscripción decía: “Cazar, bañarse, jugar, reír. ¡Eso es vida!”. Un historiador francés explica que esta inscripción “es el reflejo de una filosofía que parece poco ambiciosa, pero que algunos consideran como el secreto de la sabiduría”.

Los romanos llevaban mucho tiempo siguiendo esta filosofía de vida. El apóstol Pablo —quien vivió en el siglo I— dijo que había gente que tenía el lema: “Comamos y bebamos, porque mañana hemos de morir”. Aunque eran religiosos, los romanos vivían entregados a los placeres del momento sin pensar en el sentido de la vida.

Como comentario adicional, esto me recuerda una ciudad italiana Síbari localizada en el golfo de Tarento, que antiguamente fue famosa por su esplendor y por el refinamiento de sus habitantes, conocidos como sibaritas. La palabra "sibarita" proviene de Síbaris, una ciudad de la Magna Grecia, destruida hacia el 510 A.C.

Precisamente la destrucción de Sibaris tiene que ver con ese refinamiento: ellos presumían de que sus caballos de guerra bailaban al son de la música. Cuenta la leyenda que cuando entraron en guerra con Crotona, ésta contrató músicos que en plena batalla hicieron tocar sus instrumentos, por lo que los caballos de los sibaritas se pusieron a bailar y fueron fácil presa de sus enemigos, que destruyeron la ciudad. Desde entonces nunca volvió a existir como tal.

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



2
autor mixtli el 9/jul, 2015 21:34 Senador

@apologeta »
 
muy interesante aportacion mi hermano!....saludos.

las pulgas......solas brincan.....



3
autor magnate3 el 10/jul, 2015 15:41 Diputado plurinominal

@apologeta »  MUY INTERESANTE ......

LO QUE ME SORPRENDE, TAMBIÉN, ES LA CIUDAD DE PALMIRA....

SALUDOS COMPAÑERO ...

magnate3



4
autor apologeta el 10/jul, 2015 16:47 Gobernador

@mixtli » Gracias carnalito Mixtli, de este tema, sale otro más para investigarse: Los Donatistas ¿Una religión pura? pero en el foro de religión.

Gusto en saludarte hermano.

 

Foto de internet: Pila bautismal de los “cristianos” en Timgad.

 

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



5
autor apologeta el 10/jul, 2015 17:09 Gobernador

@magnate3 » Tienes razón, ambas ciudades son construidas por el imperio romano y tiene mucha similitud entre ellas, pero Timgad fue construida para los militares romanos ya retirados, como un "premio", pero en realidad lo que hacía Roma, era quitarse a los ejércitos y mandarlos continuamente a campañas, "inventaban" guerras para mantener ocupado al ejército, ya que los generales les daba por ocacionar problemas a Roma. Así que Timgad era un sitio muy retirado de Roma. Era el Oaxtepec de México. Jajajaja

Saludos y la foto es casi idéntica al teatro de Palmira.

 

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!





¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!


Foros de el Lector en El Siglo de Torreón.




*