Escribir nuevo tema

La Laguna

Discusión sobre el acontecer diario en la Comarca Lagunera

me
autor Escrito por blablablabla
Gobernador
sábado 7 de junio de 2014 19:04

Prostitución en Torreón

Siempre fue Torreón una ciudad de juerga desde los tiempos de las bonanzas algodoneras en que el dinero corría a manos llenas. Francisco L. Urquizo
 
El Tema no es nuevo varios historiadores lo han mencionado en sus libros. El problema de la prostitución aparece desde la llegada del ferrocarril a esta población. La razón de este fenómeno se debe en un principio Torreón fue una población de hombres, trabajadores que construyeron en casi treinta años, los edificios de la ciudad, tendieron las vías del ferrocarril y del tranvía de la región, así como la construcción de la enorme red de canales de riego. Anualmente llegaban a La Laguna entre 20 o 30 mil personas a las pizcas de algodón principalmente hombres. Y si a lo anterior le suma la migración de chinos, españoles y norteamericanos  que en su mayoría solteros podemos ver que había tierra fértil para el negocio de la prostitución.
 
La ciudad de Torreón, en sus inicios, fue descrita como la más norteamericana de las ciudades mexicanas. Pero tenemos que precisar que era como una ciudad del oeste norteamericano, con sus cantinas y burdeles. El ambiente social en ese tiempo era deprimente, así lo describe el historiador Roberto Martínez, en el libro Llanuras Sin Fin, de la siguiente manera: “juegos de azar siempre, tanto de día como de noche, y con especialidad los sábados y domingos…. bailes públicos con mujeres Ydem, al aire libre y en plena calle… El juego por mayor y menor, los lupanares y las cantinas abundan”.[1]
 
 Por su parte Tulitas Wulff, residente de Torreón en esa época nos cuenta : Después de la comida venía la siesta…La comunidad entera paraba brevemente- tiendas y negocios cerrados, y las únicas personas que se encontraban fuera merodeando, eran las “damas de  la noche” a quienes se les permitía ejercer su dudoso comercio a esas horas, y desde luego, sus clientes.
 
 En el directorio  Torreón de Jacobo M. Aguirre de 1902, se menciona que antes que se le diera un nombre oficial a las calles había una que, Se llamó Barrio de las flores donde las hijas de la alegría sentaban su reales.
 
La prostitución  se volvió un problema tan grave que el municipio  tuvo que establecer un Reglamento de Prostitución que empezó a regir el 15 de agosto de 1898, en La Villa de Torreón. En el reglamento escrito a mano, en letra manuscrita, dice: “Se establece en esta Villa una sección de policía sanitaria con objeto de vigilar porque se amplía estrictamente con lo dispuesto en este reglamento. Dicha sección se compondrá de dos empleados: el médico municipal y un inspector de sanidad que será el comandante de policía”.

En el capítulo 4 de este documento, dice cómo tenían que comportarse las prostitutas: “…Deberán portar su libreta de tolerancia, presentándola a quien lo requiera, algún particular o la policía… Portarse y vestir con decencia, a no hacer escándalo en las calles y lugares públicos, a no reunirse en grupos públicamente, a no saludar a los hombres y provocar la prostitución con señas y palabras obscenas…”.
 
Esta circunstancia creó ciertos resistencia de algunas personas para traer sus familias a Torreón. El poeta José Otto quien vivió a principios del siglo XX en Torreón escribía a su esposa que Torreón no era un lugar para que viviera una familia, que él podría ir a verla cada mes, como lo hacía Práxedes de la Peña. Parece que esto no convenció a su mujer del poeta, por lo que estableció su hogar en Lerdo a unos 10 kilómetros de Torreón, pero que era que era fácil de llegar en tranvía, donde tenía su trabajo. Al parecer muchos tenían su hogar en Gómez Palacio o Lerdo y tenían sus negocios en Torreón.
 
Revolución
Al comenzar la Revolución los burdeles que había en Torreón ya eran famosos y no se encontraban mejores en todo el norte del país. Las tres casas de calidad eran las de María Ortega, Paulina y la Niña, con unas veinte o treinta mujeres cada una ellas. Eran las que daban el servicio desde la tarde hasta la madrugada a los jefes y oficiales, sin contar a los prostíbulos de menor calidad que eran donde iban los de tropa. Todos esos establecimiento estaban agrupados en el mismo barrio y era ahí donde el jefe de día, con una fuerte escolta, que se componía de una escuadrón montado, ejercía su mayor servicio, sofocando desordenes y balaceras

¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 22 respuestas al foro

DELICADO TEMA

1
autor soto01 el 7/jun, 2014 21:53 Diputado plurinominal

@blablablabla » Me encontré un escrito muy interesante, que les comparto:

"Torreón contado por sus putas"
Por Quitzé Fernández.


En las platicas de Lupilla tal vez haya mentiras, exageraciones. Sabe mucho de sexo, cantinas, drogas, de las calles y un poco de amor, porque ella es una puta que a sus 22 años conoce muchas cosas.

Pero hay algo que no conoce. A final de cuentas eso terminará por sorprenderla, como tantos años nada ni nadie lo hacía, para ello habrá que seguirla en las aceras, porque dicen en las pláticas de cantina que Torreón antes de llegar a ser ciudad era un gran putero.

- Y lo sigue siendo compa, platica un borracho en una barra.
- Pues si hay muchas, y para todos los gustos ¿Pero tanto así?
- Cuando andaba chambeando en los “Unites”, los mexicanos me decían ¿Eres de Putorreón?, añade defendiendo su teoría.

Y se queda en la barra profundizando acerca del tema.

En las calles, en alguna esquina ha de andar Lupilla. Si no es que decidió retirarse, como lo hace por temporadas:

“Hablas mucho, déjame en paz que me asustas a los clientes. Te voy a echar a las compañeras para hacerte montón”.

Lupilla en su historia cantinesca prefirió alejarse de esos lugares porque ahí conoció a los hombres, supo que era más sencillo irse a cuarto por una dosis de cocaína. Se iba una, dos, tres, varias veces hasta que despertaba maloliente, semi - desnuda, sangrando y con la nariz hecha un coagulo. Claro, sin dinero.

También supo por esa experiencia que le dio la prostitución desde los 16 años, que debía alejarse a tiempo de las cantinas para rentar su cuerpo por dinero en las calles. De esa manera no estaría tan cerca de la droga, el alcohol, la violencia.

Por el centro de la ciudad los colores se multiplican. En calles donde a lo largo de 100 años se han escrito historias varias las luces empiezan a encender y con ellas, en las sombras, mujeres ofrecen sus cuerpos por un instante a quien las solicite, siempre y cuando la tarifa sea aceptada. Lupilla lo sabe bien:

“Vienen y nos regatean los clientes, si supieran que a veces no tenemos ni para comer, mantener a los niños. Somos como todas las mujeres, nada más en el talón cambiamos porque así es este trabajo”, platica Lupilla, quien siempre de noche anda, siempre de noche vende.

Su rabia hacia la autoridad es similar la que derrama a sus clientes. “Nada más me subo la falda y no me quito la blusa”.

No hay caricias. No hay palabras suaves. No hay desnudo total. No sin condón.

Aunque no sólo la noche es escenario para ellas en la ciudad. Las hay a todas horas y en varios lados, desde la puta marginal olor a sudor y resistol buscando droga en algún barrio bajo, hasta la callejera inestable, desconfiada y malhumorada de prostitución generacional que cuestiona a la perfumada en una casa de masaje.

- Es que ellas tienen que dar una cuota a la matrona para trabajar, ganan poco. Trabajan para otros.
- Pero tienes seguridad ¿No?
- Si. Pero a diario debes tener tu permiso sanitario. Y si eres de casas clandestinas en peligro te agarre la ley, pagas con tu cuerpo a los inspectores. No tienes de otra.

En Torreón, según el padrón de la Dirección de Salud Municipal, hay registradas 5, 800 mujeres desde 1999. En la actualidad laboran 1, 700 con permiso sanitario, según Rocío Vázquez Hernández, titular de la dependencia.

Las edades de las mujeres, a palabras de Rocío Vázquez, van de los 18 a los 66 años. A las de la tercera edad se les condona la cuota para laborar: “La prostitución está de acuerdo a la demanda de la ciudadanía. Mientras haya demanda, ellas seguirán”.

Sin embargo, hay otras tantas que se esconden sin permiso sanitario. Hay 9 casas de masaje registradas. Otras sólo atienden por celular porque no están registradas. Algunas de ellas hacen de todo.

“Pues de todo mijo. Qué entiendes por todo. Ellas no se cuidan por andar en la loquera”, instruye Lupilla, quien harta aguanta varias preguntas a cambio de una cerveza y un rato de compañía sin insultos, sin caricias forzadas.

- Los fines de semana es cuando caen muchos clientes, incluso viene gente de otras ciudades a buscar mujeres. Hay muchos que nomás vienen a vernos por morbo.
- ¿Tienes hijos?
- Uno de cinco, lo cuida mi mamá.

Lupilla jamás ve a los ojos, platica con hastío, buscando el suelo, pidiendo cigarros y fuego. Cuando autos acercan hace señas con la mano, coquetea.

Mi pueblo es tan chico que cabe en el corazón...



OTRA PARTE...

2
autor soto01 el 7/jun, 2014 21:55 Diputado plurinominal

@blablablabla » Luz de día

Hizo una promesa, la tuvo que cumplir. Al medio día está Lupilla con los ojos rojos y los labios secos esperando afuera del parque Los Fundadores. Ahí fue la cita, no quiso mostrar su casa. A su edad pareciera que busca al novio, por su facha eso parece.

Una coca cola ayudará a despertar, regresarle la humedad a los labios.

Lupilla tiene el cabello claro por el agua oxigenada y la piel trigueña. Estatura media, delgada. Trae una blusa de cuello redondo, un pantalón azul de mezclilla y zapatos azules, no es una universitaria: es Lupilla, la que en la noche renta su cuerpo.

“Me hubiera gustado estudiar, pero no se pudo. Apenas acabé la primaria. Qué es esa música, pon algo acá, de Los Temerarios”.

En la calle Muzquiz, en el centro de la ciudad, los camiones de ruta pasan alocados. La gente que va al mercado Alianza con sus bolsas de mandado y niños en las manos ignora a las mujeres que esperan cliente en algunos hoteles de paso. Las hay jóvenes y maduras.

“Orale, a ver si eres tan machito. Van a pensar que somos novios. Es que de día soy otra. No me conocen”, trata de bromear Lupilla, sin sonreír.

Conocemos a otra mujer quien prefiere no decir su nombre: “Para qué, a nadie le importa. Nada más vienen a lo que es, y ya”.

Ella es del estado de México. Llegó a Torreón porque una amiga contó que en la ciudad la vida era barata y había mucha demanda en las calles para las prostitutas. Sólo trabaja de día, en las noches duerme, piensa iniciar una vida lejos de casa, establecerse.

Lupilla recorre las calles que ya la conocen. En esos negocios del centro por las mañanas compra enseres para la casa: verduras, sopa, carne, algunas otras ropa, zapatos. Quiere perderse, de repente, en los aparadores. Su mirada se desvía en las ofertas, será en otra ocasión cuando regrese con más calma. Hoy trae un amigo, lo que nunca en la vida.

“Ahí, en ese taller hay muchas muchachas. Unas son menores, se prostituyen nada más por la loquera”, señala recordando que alguna vez se escondió en ese lugar, asustada: adicta.

Conocemos a La Clau, 15 años, ropa sucia olor a resistol. Pide lo que sea, cualquier moneda por una relación, quiere juntar para droga. Historias como ella se repiten en las colonias marginales, en los callejones de los barrios donde no existen tarjetas de salubridad.

Mi pueblo es tan chico que cabe en el corazón...



UNA MAS..

3
autor soto01 el 7/jun, 2014 21:56 Diputado plurinominal

@blablablabla » Prostitución en diferentes puntos de la ciudad

Ya estamos en una de esas cantinas donde Lupilla empezó a trabajar a los 16 años. Cuando toca el grupo musical no hay ratos de sosiego, resulta difícil charlar. Lupilla toma varias cervezas. No quiere platicar, sólo hablar sin que le cuestionen.

“En estos lugares empecé, luego me fui a otros. El maquillaje me hacía ver más grande. Nunca tuve problemas con la ley, ni con mi mamá. Ella hacía lo mismo, por eso nací yo”.

Presenta a Carmen, una joven que dice tener 18 años. No pregunta, pero Carmen piensa que el hombre que acompaña a Lupilla es un cliente más a quien le ofrece la mano sin mirar a los ojos. No tiene tema de conversación, prefiere no hacerlo, como tantas otras que dan pequeños tragos a sus bebidas.

Lupilla está borracha, quiere droga: no hay dinero.

Vuelve al centro de la ciudad, a una esquina de la calle Morelos y tal vez después dé una vuelta por la Presidente Carranza a ver si encuentra cliente. Si no es así caminará a su casa de la colonia Maclovio Herrera, puede que en el camino alguien la recoja. Sabe que es peligroso prestar servicio fuera de los hoteles del centro; quiere dinero y droga esa noche.

“Hace tanto que no me meto nada. Merezco un premio de vez en cuando ¿No?”, habla seco con la seriedad que la acompaña.

Raro en su persona, promete enseñar algunos lugares donde conseguir sexo barato con mujeres más jóvenes que ella. No pide dinero.

“Tú sabes en dónde te metes, cuate. A mi no me culpes, no me grabes. Es tu pedo”, aclara perdiendo su facha de escote y falda corta en la noche.

Por calles solas la música acompaña, frente al volante regresan las palabras de Lupilla: “Es la necesidad la que nos obliga. No namás en el centro encuentras putas, están en todos lados”. Lo recuerdan las señoras de pelos tiesos que cobran 100 pesos en la colonia Latino, las muchachas que andan casi desnudas a orilla de carretera rumbo a Matamoros y carretera a San Pedro, en el ejido La Unión.

Ellas son más ofrecidas, más salvajes.

“Te cobramos doscientos por cogida, cien por mamada. Cien más si no quieres usar condón”.

Mi pueblo es tan chico que cabe en el corazón...



MAS..

4
autor soto01 el 7/jun, 2014 21:57 Diputado plurinominal

@blablablabla » Torreón un gran putero

Los románticos del sexo y el alcohol dicen que Torreón tenía una de las zonas de tolerancia más grandes de México, donde el boxeador Sigfrido Rodríguez forjó historias después de retirado golpeando a los borrachos.

Después del cierre de la zona, en 1991, la prostitución se disparó por diferentes colonias de la ciudad. A Lupilla su mamá le platicó de ese lugar:

“Dice que era como una ciudad donde siempre había fiesta, grandes cantinas, muchos pleitos y jotos. Ahí se embarazó de mi”.

Lupilla no sabía, estaba sentada en una banca de plástico a punto de morder un lonche de carne adobada, cuando se enteró que Torreón antes de ser ciudad era un gran prostíbulo.

No se lo dijo un fantasioso borracho. Lo leyó, bueno, se lo leyeron del Reglamento de Prostitución que empezó a regir el 15 de agosto de 1898 en La Villa de Torreón.

En el reglamento escrito a mano, en letra manuscrita, dice: “Se establece en esta Villa una sección de policía sanitaria con objeto de vigilar porque se amplía estrictamente con lo dispuesto en este reglamento. Dicha sección se compondrá de dos empleados: el médico municipal y un inspector de sanidad que será el comandante de policía”.

En el documento, capítulo 4, dice cómo tenían que comportarse las prostitutas: “…Deberán portar su libreta de tolerancia, presentándola a quien lo requiera, algún particular o la policía… Portarse y vestir con decencia, a no hacer escándalo en las calles y lugares públicos, a no reunirse en grupos públicamente, a no saludar a los hombres y provocar la prostitución con señas y palabras obscenas…”.

Está sorprendida. Por primera vez observa a los ojos. Los suyos brillan, pupilas negras: pestañas cortas.

- ¡Las tenían bien checadas! ¿Pero cómo vestir con decencia? Que no jodan. ¿Entonces siempre han sido mochos los de los ayuntamientos?
- De hecho no las dejaban hacer nada, mira:

“… A no pasearse en las plazas ni lugares públicos, ni a frecuentar los teatros y centros de diversiones, viviendo distantes de los establecimientos de institución, de los templos de cualquier culto y en los barrios que designe la autoridad pública…”.

Al no cumplir el reglamento, las multas iban de los 3 a 15 pesos, o días de arresto según la falta cometida:

“Siempre han sido así las autoridades, siempre nos chingan. Ya ves que para El Centenario de Torreón no quieren que estemos en la calle”.

En el reglamento también hablan de prostitutas clandestinas y la prohibición de que en sus casas habitaran menores de edad o afeminados.

- ¿Entonces si es cierto lo que dice la gente de fuera?... Vaya.
- …¿Qué dice la gente?
- Nada… olvídalo. Vámonos, tengo que ir a cuidar a mi niño.

Lupilla se queda en parque Los Fundadores, no se despide fiel a su costumbre. Baja del auto, camina. Su andar roba algunas miradas. En el asiento del auto olor a perfume barato, perfume que usa cuando sale de compras.

Mi pueblo es tan chico que cabe en el corazón...



OTRA PARTE

5
autor soto01 el 7/jun, 2014 21:59 Diputado plurinominal

@blablablabla » Sin permiso sanitario

Por la avenida Morelos y Presidente Carranza del centro de la ciudad es común encontrar prostitutas. Es fin de semana, Lupilla no está porque los inspectores sanitarios y la policía andan como locos. Ella no tiene permiso, como ella hay muchas que no están registradas:

- ¿Vas a cuarto?
- Busco a Lupilla, ¿la has visto?
- No. Ha de andar de puta ¿De qué más?

En una privada donde por las tardes van a beber a sus cervecerías hombres de ejidos cercanos a Torreón; la noche se vuelve triste al observar muros derruidos, sucios; borrachos golpeados, vomitados en medio de la calle y susurros alrededor de un andar sigiloso.

Un taquero en una esquina previene: “Aguas, está cabrón aquí. Ya no es como antes. No son las putas, es la gente que vende chingaderas. Si no son ellos la policía es la que te tumba. A cada rato hay golpeados, han venido operativos de la PFP. Caen de sorpresa”.

Las cervezas son pedidas en la barra de una de esas cantinas. Es un lugar de putas tristes con música de Maná y José José, en otros establecimientos la cumbia tropical no deja de sonar.

La mujer de la barra dice que van a cerrar, alecciona:

“Aquí bebida ya no. Mejor vaya a otro lugar, es que en las demás cantinas de este sector hay mucho maloso, lo pueden robar. Antes no era así, aquí todavía respetamos, por eso le digo lo que tiene que hacer. Usted no es de este lugar”.

La calle está sola, muchos sitios con risas adentro de madrugada. Es la hora que muchas se van de la calle y otras llegan porque los inspectores no están. En una esquina Lupilla espera, observa, reconoce: platica que está cansada de esa vida, tiene 22 años, puede trabajar en una fabrica, de lo que sea y vigilar la educación de su hijo.

Un apretón de manos, buenos deseos.

- Oye, no te animaste siempre ir a cuarto. Hoy estamos de oferta para los amigos.
- No. Gracias, es tarde ¿Te llevo a casa?
- Todavía no amanece, hay que chambear.

Sonríe. Lupilla sonríe.

Mi pueblo es tan chico que cabe en el corazón...



..... SIN PALABRAS

6
autor CALALILIBLANCO el 7/jun, 2014 23:11
Visitante distinguido

@blablablabla » WOW CUANTAS HISTORIAS SE ESCONDEN DETRAS DE MUJERES QUE POR UNA U OTRA RAZON VIVEN DE ESE MODO, HACE AÑOS CONOCI A UNA FAMILIA Y LA MADRE TRABAJABA ASI; DENTRO DE SUS POSIBILIDADES SACO A DELANTE A SUS HIJOS, LA RESPETABAN. 

Y PARA ALGUNOS ES MUY FACIL JUZGAR A QUIENES ESTAN ENVUELTOS EN ESE MODO DE VIDA SIN DETENERSE A VER QUE EN MUCHOS CASOS LA FALTA DE EDUCACION Y OPORTUNIDADES ES LA QUE LOS HA LLEVADO A ESTAR EN ESE CIRCULO.......

 GRACIAS POR EL TEMA Wink

calaliliblanco



7
autor blablablabla el 8/jun, 2014 00:15 Gobernador

@CALALILIBLANCO » al contrario gracias a ti por participar y me quedo con esto, Y PARA ALGUNOS ES MUY FACIL JUZGAR A QUIENES ESTAN ENVUELTOS EN ESE MODO DE VIDA SIN DETENERSE A VER QUE EN MUCHOS CASOS LA FALTA DE EDUCACION Y OPORTUNIDADES ES LA QUE LOS HA LLEVADO A ESTAR EN ESE CIRCULO.......

saludos.



8
autor blablablabla el 8/jun, 2014 00:23 Gobernador

@soto01 » orales sabias que tenia ganas de leer y de que leyeran. Dame chancita y me aviento todo saludos.

saludos.



Sonríe. Lupilla sonríe.

9
autor blablablabla el 8/jun, 2014 01:08 Gobernador

@soto01 » Cruda historia pero al final del día es una cruda realidad.

Se sabe que entre los motivos principales que empujan a una persona a dedicarse a esto, se suelen mencionar la inestabilidad familiar, la falta de calor afectivo, la miseria económica, la influencia del ambiente y el deseo de ganar dinero por la vía fácil. Y bueno los que solicitan estos servicios pueden ser solteros que no tienen acceso a una mujer, neuróticos y desviados sexuales, maridos insatisfechos sexualmente en el matrimonio, jóvenes que buscan su primera experiencia sexual, etcétera. 

saludos.



10
autor blablablabla el 8/jun, 2014 01:33 Gobernador

@soto01 » JOCELYN, LA NÓMADA Parada en la puerta de la cantina del cruce de las calles Acuña y Lerdo en el centro de Saltillo, la muchacha de minifalda rosa y blusa de tirantes azul turquesa espera que lleguen los clientes. Adentro, suenan a todo volumen Los Invasores de Nuevo León. Llegó desde hace año y medio de Monclova porque secuestraron a su novio y prefirió vivir en la capital de Coahuila. “Aquí también está pesado pero sale trabajo, yo estoy aquí de mesera, pero si agarro cliente lo agarro”. Jocelyn tiene 20 años y dos hijos. Su mamá se los cuida mientras ella trabaja de miércoles a sábado en la cantina. Es delgada, de piel morena, aunque tiene algunas manchas blancuzcas en la cara, pareciera débil pero no lo es. Desde pequeña creció en una tradicional familia disfuncional, en medio de la pobreza y la violencia. Su madre fue víctima de las palizas de sus parejas, y de vez en cuando le tocó recibir cachetadas y patadas. Tímida para hablar confiesa que quiere dejar la prostitución, pero fue el camino más fácil para conseguir dinero. Todo iba bien, hasta que algunos “malandros” empezaron a requerir sus servicios. Por eso, Jocelyn decidió migrar a Saltillo, para seguir como trabajadora sexual. Algún día, asegura con voz clara: se va a ir al Distrito Federal para trabajar en otra cosa, quiere empezar por terminar la preparatoria. Dice que desde que supo de la activista de Eux Arte y Sida, Aida García Badillo se ha informado más y espera que su sueño de salirse de las cantinas se haga realidad. La música no ha dejado de sonar. Jocelyn se dispone a trabajar, aunque ya pasó el año y medio no se acostumbra a los clientes de la capital, pero se siente más segura.

saludos.



Oralessss que suavena de tema.

11
autor elcaliman el 8/jun, 2014 07:19 Gobernador

@blablablabla » según es el oficio , mas antiguo del mundo.... Ellas lo consideran un trabajo... los chamacos tienen que comer.. en algunos casos ... hay mujeres que No encuentran otra opcion... madres solteras,  viudas... orilladas ante la pobreza marginal.. y en efecto hay de todos calibres y precios.. para todos los alcances del bolsillo.. las hay desde las que van de aprendíces (oyentes , no fichan , solo van a aprender el teje maneje del oficio. eso sí, va amadrinada por una prosti de mas experiencia)

Pero un punto muy importante y que No se nos olvide, independientemente que usen drogas ó no atencion eh?

Son seres humanos.. con sentimientos y con sueños como cualquier mujer soñadora (hay canijo me acorde de la pícara soñadora)

Y recuerden que para juzgar a Alguien .. primero hay que calzar sus zapatos y la vision cambiara drasticamente..

pd. con la pena.. pero es real.. hay mujeres que son ninfómanas . 

que puntadas son esas!!??



12
autor elcaliman el 8/jun, 2014 07:24 Gobernador

@blablablabla » en una ocasion.. fuimos a Chicago a visitar a unos parientes.. 

Y un primo me dijo.. Cali... ¿Te acuerdas de aquella chiquilla la hija del tendero aquel? se llama ********inda..

le conteste.

Claro que me recuerdo de Ella.. y??

me dijo..

Ja.. pues es del tacon dorado.. si queires vamos para que lo veas..

le conteste.

No es necesario... con Tu platica es suficiente...

que puntadas son esas!!??



JAJAJAAJAJJAA

13
autor soto01 el 8/jun, 2014 09:47 Diputado plurinominal

@blablablabla »  Es un poco largo el texto pero no tiene desperdicio, así que lo mandé todo de una vez....a diferencia de mi amigo @apologeta, que le sale muy bien el suspenso y el envio por capítulos....

Me gusta el estilo de este periodista Fernández:

http://ladobe.com.mx/tag/quitze-fernandez/

Saludos

Mi pueblo es tan chico que cabe en el corazón...



14
autor blablablabla el 8/jun, 2014 15:09 Gobernador

@elcaliman » un saludo calimax

saludos.



JAJAJAJAJJAJAA

15
autor soto01 el 9/jun, 2014 20:43 Diputado plurinominal

@blablablabla » Pues muchas lecturas y muchos "me gusta", pero pocas participaciones, así que reviviré un viejo chiste a ver si se anima la raza a participar:

Pregunta: ¿porque en la entrada de Torreón esta encadenado Miguel Hidalgo???

Dicen los que saben que lo encadenaron @piporro, @vampiro12 y otros cuates..

Saludos

 

Mi pueblo es tan chico que cabe en el corazón...



¡ ¡ ¡ Qu'éscozor ! ! !

16
  autor artillerodel87 el 9/jun, 2014 21:34 Regidor

@blablablabla @soto01» 

Con estas retihartas temperaturas ¡qu'éscozor, qu'éscozor!

¡Sálvanoseñor, sálvanos de'stas mentes cochambrosas y recalenturientas!

¡Líbranosdel@vampiro12ysusecuaz@piporro13!...quenosalían del SuperDominó

LaIndia lostenía enjaulados.

...Forum locuta, causa finita



17
autor Tontolon el 10/jun, 2014 17:13 Alcalde

@blablablabla » ,,,,¿¿ DE KUALES PULPAS HABLA MAY FRIEND DE LAS KE KOBRAN O DE LAS KE SON POR AMOR AL ARTE ??,,,,JA JA JA JA JA 

SALUDES FROM INGLAN

ME LA PEREZ PRADO



18
autor carvato el 13/jun, 2014 17:24 Líder sindical

@soto01 » No, mi estimado. Miguel Hidalgo está encadenado en el monumento del Blvd Independencia y calle Múzquiz, porque a cada rato ganaba para la zona. Por eso lo encadenaron. jajajajaja




jajajjajajaajajaajaja

19
autor soto01 el 13/jun, 2014 19:39 Diputado plurinominal

@carvato » Así es...y los foristas lo encadenaron porque no les dejaba ninguna chica, jajajajjajaaa

saludos

Mi pueblo es tan chico que cabe en el corazón...



muy buen tema

20
autor tenchoorizaba el 20/jun, 2014 10:43
Visitante distinguido

Geniales las aportaciones de todos...!!

un saludo




21
autor RasAlGhul el 21/jun, 2014 09:56 Diputado federal

@soto01 » ,,,,SE LAS HACIA GRANDE A TODOS ¿¿ KENO´ ??,,,JA JA JA JA JA

SALUDES FROM INGLAN




Excelente tema

22
autor efc_tivo el 6/jul, 2014 13:20
Visitante distinguido

@blablablabla » 

Muy buen tema, lamentablemente es y ha sido una triste historia para las mujeres de esta profesión, ahora entinedo tanta expresión de antaño como PutoTorreón, Entrenle a Torreón bailando, Torreón te recibe con las piernas abiertas, en fin que asi describian a la ciudad por sus origenes.

A  mis 18 años era comun ir a la zona de Tolerancia, sobre todo a tomar cerveza y a bailar y ver tanto demadr.e que hacian los parroquianos, me toco ver como despojaban a un borrachin de sus pertenecias y su ropa, en otra ocación vi a una "Güera" practicarle sexo oral a un señor que conocia del Gimasio Kaligia dentro de un Vocho, yo estaba bien emocionado viendo la "acción" de repente se baja la Güera a hacer pipi y que se levanta el minivestido y hace de la Chiss parado....era un Vato jajajaja nombre sali hecho madre.s de ese lugar; tambien me toco ver como hacian FILA para entrar con una prosti nueva que venia de Veracruz morena muy guapa y buenona no miento si eran 6 o 7 pelaos afilados en doble sentido jajaja, me toco ver y participar en varias broncas contra los meseros, a un buen camarada lo salve de que le robaran la cartera una "morrita-o" en un dia de pago, en fin tantas y tantas historias en la zona de tolerancia.

La zona era un mal necesario porque tenian contrladas y agrupadas a la mayoria de las protitutas, las cuales todas por desgracia tenian a su Padrote, que lo hacian mas por tener quien las "defendiera" cuando en verdad solo las explotaban.

Segun recuerdo cerraron la zona de Tolerancia cuando era alcalde CARLOS ROMAN CEPEDA, dicen las malas lenguas que la cerraron por un pleito de Roman Cepeda contra su expareja la cual era dueño de varios tugurios dentro de la zona de tolerancia, asi fue como dieron fin a la zona de Tolerancia y por desgracia se diseminaron por toda la ciudad las mujeres de la vida galante, rpincipalmente en la Alianza, ave Morelos y Carranza.






¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!


Foros de el Lector en El Siglo de Torreón.